5 libros, 5 lugares

Muchas veces es difícil sacar un hueco para la lectura en este mundo caótico al que nos enfrentamos hoy en día, en el que los únicos espacios que reservamos para sumergimos en un libro (cada vez más digital) suelen ser los medios de transporte. Más aún con ese tipo de lectores/as, entre las que me incluyo, que caemos rendidos/as a la noche y a la almohada con la segunda página.

Pero lo bonito que es cuando encuentras un libro que te engancha y te mete tanto en el universo literario que tú mismo pasas a ser un personaje más, o mejor aún, el personaje. Ese personaje principal al que le pasan cosas, que consigue crear un vínculo y sentirse identificado con el protagonista de la ficción.

Con la excusa del gran día que es hoy, el del libro, buscamos 5 rincones madrileños para acompañar 5 lecturas obligatorias:

El Arte de Amar (Erich Fromm) Plaza de Oriente

Por muy cursi que pueda parecer su título es una obra que modifica en cierta medida a la persona que lo lee. No se trata de un manual para aprender a amar, ser amado y demás temas de autoayuda. Es un recorrido psicológico por los comportamientos del ser humano, con especial atención a las relaciones sociales y a lo que de verdad significa el amor en todos los ámbitos. ¡Una recomendación que a su vez no pararás de recomendar! Y para ello el mejor sitio en el que disfrutarlo es la calle. ¿Por qué? Porque mientras surcas sus capítulos nunca está de más levantar la vista y observar a todas las personas que pasan por delante de tus narices, darse cuenta de sus acciones, sus estados de animo, sus preocupaciones… Y es que media hora de observación puede llegar a descubrirte un mundo nuevo.

813 (Paula Bonet)Ocho y Medio Libros de Cine

Las buenas historias merecen ser ilustradas. Eso es lo que hace la joven artista a través de un viaje por la vida del director de cine, crítico y actor francés François Truffaut. De una forma bonita y original, las películas y la personalidad de Truffaut van pasando las páginas para desvelar quién fue él y cómo su infancia marcó su obra, acompañado como no podía ser de otra forma de su alter ego Antoine Doinel y amigo Jean-Pierre Léaud. El lugar para disfrutar de este pequeño tesoro: la calle más cinéfila de la capital, el paseo de estrellas madrileño. Ya sea desde la terraza de la librería Ocho y Medio (aprovechando el buen tiempo que llega) o en su interior todavía más mágico.

Just Kids (Patti Smith)Plaza del Dos de Mayo

¡No podíamos dejar de lado la faceta musical! Hotel Chelsea, Robert Mapplethorpe, Patti Smith… ¿Te suena? En esta especie de novela autobiográfica, Patti Smith recorre sus años más salvajes en compañía de uno de los mejores fotógrafos que han existido. Sexo, drogas y rock’n’roll que merecen ser leídos en la plaza más canallas de la ciudad. Con los garitos de la movida para cuando se vaya la luz e historias como la del 23 de la calle Espíritu Santo.

Caperucita en Manhattan (Carmen Martín Gaite) Federal

Aunque el título pueda llevar a confusiones, no estamos hablando de la Caperucita convencional, ¿o en el fondo sí? El Nueva York de Martín Gaite, que puedes recrear fácilmente en este café de la Plaza de las Comendadoras, sirve para encontrarse con uno mismo mediante el paso de la inocencia a la madurez y a la realidad. Cuentos aparte…

La loca de la casa (Rosa Montero)La Infinito 

Personalmente, desde que leí este libro algo cambió en mi forma de consumir literatura. No sólo por el hecho de conocer a una de las mejores escritoras españolas que existen, sino por ponerme delante de un libro tan especial que mezcla vivencias personales con otras tantas recomendaciones literarias de todo tipo. Así fue como además me metí en cosas como La Metamorfosis de Kafka o Freud. Un libro muy especial que como la loquita que contiene merece ser bien tratado.

 

Leave a reply