Descubre cómo se hizo la película

En el centro del proceso creativo de ‘La Isla Mínima’

Hace unas semanas tuvo lugar en la Escuela TAI la Madrid Premiere Week en la que se alternaron estrenos y conferencias relacionadas con el mundo cinematográfico. Entre todas las actividades, tuvimos la oportunidad de saber de primera mano cómo se realizó la película ‘La Isla Mínima’ gracias a parte de su equipo: Manuela Ocón (directora de producción), Pepe Domínguez del Olmo (director de arte), Raúl Arévalo (actor) y Alberto Rodríguez (director) que hablaron sobre sus diferentes áreas de trabajo.

Madrid Premiere Week

El origen de la película, según cuenta su director, surgió en una exposición de fotografía de Atín Aya sobre Las Marismas del Guadalquivir a la que Alberto y Rafael Cobos (también guionista de la película) fueron por casualidad. Las fotografías de Aya les fascinaron por el ambiente y los personajes que retrataban. Señala que lo que más le llamó la atención fue cómo unas fotos de los años 90 parecían reflejar los 70. Esta idea de gente anclada en un tiempo pasado les inspiró a escribir un western, muy influenciados también por películas como ‘Conspiración del silencio”. Finalmente, esa escaleta se perdió en el limbo durante unos años. Pero en 2012, tras tener que frenar otro proyecto por vacío de información, llegaron a sus manos los documentales ‘Atado y bien atado’ y ‘No se os puede dejar solos’  sobre los hechos de y durante la transición que les dió la clave para ambientar en los 80 esa atmósfera que ya tenían de La Isla Mínima y convertirla en un thriller policíaco.

Preproducción

Alberto destaca la creación de una carpeta en la que guardar todo tipo de referentes audiovisuales como llave fundamental del proceso de creación. Además de lo mencionado previamente (la fotografía de Atín Aya y los documentales sobre la transición) el equipo contaba con películas a bloque, libros de los 20 duros sobre crímenes y todo tipo de recursos para conducir y materializar el film.

Alberto Rodríguez

Tener en la cabeza la misma película

En cuanto a la producción, el turno pasa a Manuela Ocón. Lo primero a lo que da importancia es a la necesidad de que todo el equipo tenga en mente la misma película, y que la información fluya a todos los departamentos. Un factor clave a la hora de organizarse y ser eficientes. A partir de esto, Pepe también añade que no hay que intentar hacer tu película sino la del director.

“El proceso de rodaje es un gran trabajo de control de recursos y de preparación para saltarse el camino”. Manuela incide una y otra vez en que una buena preparación no significa tener un planning exhaustivo que no pueda modificarse, por el contrario ser capaz de adelantarse a todo tipo de imponderables y poder trazar rutas alternativas que no supongan una pérdida de tiempo, es esencial.

El rodaje en ‘La Isla Mínima’ estuvo plagado de inconvenientes. Grabar allí en el mes de agosto, sin gente, y con un transporte realmente complicado a través de las marismas hizo las cosas un poco complicadas. Una anécdota en este sentido fueron las escenas que dependían de la plantación de arroz. Se acercaba la cosecha, pero nadie les decía cuándo. Y esto hizo que las escenas con plantación de arroz se grabaran antes de todo. Una mañana de repente podía aparecer todo descubierto. “Cuando empiezas a rodar hay que tener un control de los recursos. Antes de empezar no sabíamos nada del arroz, tuvimos que adelantar la peli porque si no no tenía sentido la huelga. Hay que tener cuidado porque es como los flamencos, como salga uno van todos detrás”. (Manuela).

Manuela Ocón y Pepe Domínguez del Olmo

Lluvia y reconstrucción

He aprendido lo que es hacer lluvia, y lluvia de día“. (Alberto).

Hablando de inconvenientes… La lluvia del film es artificial en todo momento. Incluso tuvieron que dejar de rodar para que parara de llover y poner su propia lluvia de mentira. Con todo lo que la lluvia natural acarreó en cuanto a destrozos de decorado y posteriores reconstrucciones.

Atin Aya

Volando sobre la isla

Uno de los aspectos que más destaca de la película son sus planos aéreos. ¿Cómo se consiguieron estos momentos cenitales? Van desde las imágenes genéricas que son fotografías animadas, hasta los planos grabados desde un helicóptero y las recreaciones. Por ejemplo, la escena del cementerio tiene una parte real, el cementerio, y el resto, lo que rodea al cementerio, es recreación.

True Detective

“Lo único de lo que no hablamos jamás fue de True Detective, porque no existía aún”. (Alberto)

Cuando, entre el público, les preguntamos qué opinan sobre que ‘La Isla Mínima’ haya sido considerada por muchos el “True Detective a la española”, Alberto enseguida comenta que todavía no ha visto la serie, que lo intentó y empezó a ver el primer capítulo cuando Raúl Arévalo le envió un meme de Matthew Mcconaughey. Aún así, confirma que cuando pase todo la verá.

Interpretación

Raúl Arévalo toma la palabra para definir un proceso de trabajo en el que Alberto estaba encima en cada gesto, palabra, mirada… “Un trabajo como este no es muy común, otras veces te lo dejan más a tu elección“.

También hace hincapié en las dificultades y condiciones de un rodaje fuera de casa, en el que se pasan muchos días juntos en equipo, llegando a formar una piña. “Las complicaciones hacían que el equipo estuviera más unido. Lo más duro fue cuando el director dijo que habíamos terminado. ‘La Isla Mínima’ es una peli con mucho valor humano, y por eso salió adelante. No es casualidad que sea una gran peli”.

Raúl Arévalo

Para rematar esta Masterclass, todos ellos concluyen con un consejo a los jóvenes talentos: En el fondo las pelis las tenemos que hacer entre todos y hay que tratar de remar en la misma dirección“.

 (Fotografías de Mendia Echeverria TAI foto y Atín Aya)

Leave a reply