"Se ve normal que todas las industrias tengan subvenciones menos la cultura"

Encuentros en la noche en ‘Una noche como aquella’

No se si coincidirán con este intento de Colombo, pero últimamente tengo la sospecha de que el Metro de Madrid ya no vuela tanto como se presumía en los tiempos de la gaviota dorada. Aún faltan 8 minutos para que aterrice el de la Línea 3. Siempre he sentido un tipo de alergia anormal por las esperas. Un amigo que llega tarde para empezar la noche, los ‘si pero no’ de la última chica de la discoteca, la cola del cajero, la del paro, la conquista mundial de los chinos… Supongo que mi rechazo es causa de la falta de práctica. Ya les he confesado en otras entrevistas mi defecto: hacer esperar al entrevistado (Encuentros en la noche con Quique González). En este momento lo están experimentando los protagonistas de Una noche como aquella, una obra dirigida por Chos (@yosoychos) que se puede ver en Nave 73.

Mi nuevo smartphone me avisa de que si subo más el volumen podría estar a punto de quedarme como Van Gogh. Ni caso, siempre me quedará el Sonotone. Solo quiero despertar del modo off sabadero con el que me he despertado. ¡Ojo! No piensen mal, no es producto de la noche anterior. Aquí este pájaro hay veces que se porta bien. Aterriza el metro, ¡por fin!. Dos paradas después – Ventura Rodríguez – se sube un chico joven que sostiene un saxofón. Por respeto – lo admito, si hubiese divisado un indicio de karaoke subido a un carrito de la compra no lo hubiera hecho – me quito los auriculares y descubro que está tocando Blue in Green. ¡Qué caramba! Hay esperanzas en el subsuelo. Dos paradas después – Callao – entrevistaré a gente que sabe de lo que hablo.

Encamino la calle Tudescos hasta la plaza de la Luna, dónde me esperan Nahia Laíz (@NahiaLaiz)–balanceando un cochecito de bebé, nunca antes he entrevistado a una supermamá -, Nacho López (@Enikchiwoki), Nacho Redondo (@Nacho_Redondo) y Ana Pí (@ana_pies) – compositora y cantante de la BSO -. Tras los besos y choques de mano, optamos por comprar unas latas y hacer la entrevista en un banco, lo que me recuerda a varias escenas de la obra – hace una semana que asistí al estreno-. ¡Qué leches! El déjà vu puede ser perfectamente de mi noche anterior. Una Fanta, una Coca-cola, un Nestea normal, otro sin azúcar… Frente a tanta abstinencia, termino asumiendo el papel de John Wayne. ‘¿Dónde tienes las Mahou?’.

Latas en mano, empezamos la entrevista…

Nacho López:En esta ciudad nos hemos arriesgado para realizar una oferta cultural con cero apoyo institucional”.

Nahia Laíz, Nacho Redondo, Ana Pí y Nacho López
Nahia Laíz, Nacho Redondo, Ana Pí y Nacho López

ATN: ¿Cómo surge la idea de Una noche como aquella?

Nahia Laíz: Al principio comenzó siendo una obra de microteatro, ahí es cuando nos conocimos Nacho (Redondo) y yo. La cosa funcionó muy bien, la gente nos preguntaba qué iba a pasar con los personajes, en qué otra obra nos podían ver juntos… La transformación fue cosa de Nacho.

Nacho Redondo: La obra de microteatro terminaba en la primera escena, cuando los personajes se besan. La gente comenzó a sentir curiosidad y nos preguntaban “¿cómo terminan los personajes? ¿Se casan? ¿Echan un casquete esa misma noche?”. Fue entonces cuando me pregunté “¿por qué no darle alas a estos tres personajes?”. Y así nació.

ATN: ¿El cambio ha sido difícil?

NR: Si, no tiene nada que ver. En microteatro son sólo 15 minutos, si aburres al público no da tantos remordimientos. Pero una hora y diez minutos ya es otra cosa, son palabras mayores. A mi me hacen perder ese tiempo y mato (risas).

ATN: Detrás del humor, la obra contiene también un carácter reivindicativo, ¿tiene esa finalidad?

NR: El personaje de Nacho (López) lo dice en el monólogo. Mientras haya amor da igual que sea tres, cuatro, ocho o uno mismo. Muchas veces nosotros mismos nos ponemos trabas, nos guiamos por lo establecido.

ATN: ¿Siguen existiendo prejuicios?

Nacho López: Absolutamente. Es cierto que hay pequeños reductos como el centro de Madrid en los que no, pero España es muy grande. Qué cojones…, incluso en Madrid hay mucha ignorancia.

ATN: He ido un par de veces a Nave 73 y ha coincidido que en las dos obras había música en directo (con esto quiero decir un artista cantando con su respectiva señora guitarra). ¿Qué le aporta a la obra?

Ana Pí: No es lo mismo tener la típica música de transito entre acto y acto que un concierto integrado en la obra. Hemos conseguido crear un personaje al que acuden todos para contar sus reflexiones.

NLZ: No es sólo una banda sonora, es un personaje más de la función. Y muy importante.

NR: Ana está convencida de que la cogimos sólo para cantar mientras nos cambiábamos… (risas)

AP: Al principio era así, y no me importaba, acepté (risas). Al final se transformó en la chica del parque.

NL: En otras obras la música sólo acompaña a la obra, pero en Una noche como aquella es un personaje, que completa la obra.

Cartel de 'Una noche como aquella'ATN: En el juego de preguntas que mantienen vuestros personajes hay una que detona la trama: ¿un trío con amigos o con desconocidos?. ¿Qué hubierais elegido vosotros?

NL: ¿Es una pregunta directa? (risas) Yo preferiría con amigos.

NLZ: ¿Estás insinuando algo? (pasamos a las carcajadas)

NLZ: ¿Para qué vamos a poner límites? Un trío es un trío.

AP: Yo preferiría con gente que no conozco.

NR: Yo estoy con mi tocayo.

ATN: ¿Cómo compagináis la obra con otros proyectos?

NL: Bien – recordar que lo dice balanceando un carrito de bebé – , terminé la grabación de una película y puedo dedicarme sólo a las funciones. Hay veces que tienes que hacer encajes de bolillos, pero si se hace con gusto e implicación no cuesta nada.

NR: Lo bueno es que nuestro horario – sábados a las 22:45 – no suele coincidir con otras grabaciones. Nacho es el más ocupado, el te puede contar mejor.

NLZ: No…. Confiando en que el Universo haga que todas las funciones encajen y puedas hacerlas todas. Hay veces que llegas de otra función 15 minutos antes, pero con estar encima del escenario a tiempo es suficiente.

AP: Yo me agobié un poco. Estaba grabando un disco cuando tuve que hacer las canciones para la obra. No sabía si les iban a gustar, eso fue lo más agobiante de todo. Pero fueron sólo tres días.

ATN: ¿Qué es lo que más rabia os da del panorama cultural actual?

NL: La precariedad a la hora de trabajar. Me encanta mi trabajo y colaboro en proyectos siempre que puedo. Pero eso de “cojo una cámara y te grabo un momento y… no te pago”, se da por hecho con mucha facilidad. Se que no es fácil tener dinero para llevar un proyecto adelante, pero no podemos darlo por hecho. Todos nos tenemos que apretar el cinturón.

NR: Otra cosa es la precariedad. Hay un montón de salas en las que todo vale, la prueba está en nuestra obra (risas), y por supuesto el IVA. Si nos ponemos a descontar intermediarios, del precio de la entrada nos llega poco.

NLZ: Me jode lo que han dicho mis compañeros, y me joden los incompetentes que están en nuestro Gobierno – la retahíla de adjetivos iba mucho más allá, pero aún así insuficiente con lo merecido -. En esta ciudad nos hemos arriesgado para realizar una oferta cultural con cero apoyo institucional, y no solo eso, encima lo han atacado… Y todo lo han hecho unos ignorantes.

NL: Y después el arte que tienen para echarse flores. Luego todos dicen “qué bien va Madrid, algo estamos haciendo bien para que haya tanto teatro”. No, no están haciendo nada.

AP: Puedes ser valiente y arriesgarte aunque tengas un pimiento en la nevera, pero no lo valoran.

NR: Todos los festivales de teatro actuales han reducido la mitad, de la mitad, de la mitad sus presupuestos. Nos están haciendo polvo.

ATN: Subvenciones…

NLZ: La mitad de este país ve normal que todas las industrias tengan subvenciones menos la cultura. Automóviles, fútbol… Creo que son las consecuencias de cuando muchos compañeros de nuestro gremio nos posicionamos con el No a la guerra, y lo estamos pagando. Nos han dejado desprovistos de nada, dicen que van a aprobar una ley de mecenazgo que nunca llega.

ATN: Dejemos …., ¿próximos proyectos?

NL: Yo dentro de poco me meto con los ensayos de otra obra de teatro.

NR: Yo con los nervios del estreno me he puesto a escribir de nuevo. Es una obra más compleja, con tres personajes también, con una escenografía complicada… Y también tengo un par de cortos por ahí.

AP: Yo estoy con el proyecto disco, que está para masterizar, y divagando entre las posibles vías. Autoproducción, discográfica… Y algún festival de verano.

NR: ¡Espera! Por hacer un poco de promo en poco estreno una obra en el Teatro Lara.

NLZ: Yo estoy con Los miércoles no existen – viejos conocidos – en el Teatro Fígaro y preparando el siguiente montaje como director para septiembre, octubre…

ATN: Marca de la casa…, ¿qué os gustaría que estuviera abierto toda la noche?

NLZ: Madrid entero. Se ha convertido en una ciudad triste.

NR: Y Nahia guarderías (risas).

NL: Sería un negocio… (aún más risas). Coincido en lo de Madrid, ha perdido la esencia. Para ir a ver monumentos nos vamos a otra ciudad.

Leave a reply