Paco Roca: "El cómic me da la libertad de hacer lo que de verdad quiero"

Encuentros en la noche con Paco Roca

“Me considero uno de esos privilegiados que ha conseguido vivir de su sueño infantil”, explica Paco Roca. Tal vez ese sea el secreto de su mirada despierta, viva, chispeante. Como la de un niño descubriéndolo todo por primera vez. Este ilustrador te hace sentir cómodo mientras hablas de historias, de dibujos, de personajes que, a veces, incluso cobran vida ajenos a su trazo.

Es un gran tipo, o al menos, es de esos tipos con los que te irías a tomar una cerveza encantado. No se le ha subido la fama, y podría: Premio Nacional de Cómic en 2008 y autor de Arrugas, obra de la que se han vendido 60.000 ejemplares y que fue llevada a la gran pantalla.

AhoraPaco Roca: Dibujante ambulante, que se podrá visitar de forma gratuita en pleno centro de Madrid, desde el 20 de noviembre hasta el 15 de marzo de 2015, en el Espacio Fundación Telefónica (@EspacioFTef), nos trae los secretos creativos de este valenciano que, sin duda alguna, ya es un referente del cómic español, dentro y fuera de nuestro país.

Nos recibe, tal y como reza su última obra Andanzas de un hombre en pijama, vestido de “noche”. ¿Cómo es Paco Roca en pijama? ¿Cambia mucho de cómo es cuando se viste para salir a la calle?
Paco Roca: La verdad es que para mi el pijama es la ropa de verdad; soy muy poco superhéroe en ese sentido. El pijama es la ropa de verdad, la de quien eres, es la intimidad, la creación, la libertad como autor. La ropa de calle te la tienes que poner para la parte social que permite que se mueva y se conozca tu trabajo. Realmente, Paco Roca es más él en pijama.

Y las musas, ¿te visitan más en pijama? ¿Por la noche? ¿Por la mañana? ¿Cuándo eres más creativo?

P.R: La verdad es que nunca lo he pensado. Al fin y al cabo es tu trabajo, tu rutina y aunque, por ejemplo, tengas una idea por la noche, tal vez has estado trabajándola desde por la mañana. No puedes esperar a que te visiten las musas… Eso sí, lo cierto es que soy más diurno que nocturno. Suelo dejarme las cosas, las tareas más cerebrales para la mañana…. Y además intento dejarme las cosas sin acabar. Me explico: intento seguir el ejemplo de Hemingway que decía que es mucho mejor, más fácil, dejar las cosas a la mitad, porque es más fácil retomarlas al día siguiente.

Yo siempre he hecho lo contrario: intentaba ir cerrando cosas, siempre. Hoy acabo este capítulo; hoy tengo que dejar hechas dos páginas… y lo cierto es que creo que es mejor y últimamente, lo intento hacer así.

“El cómic me da la libertad de hacer lo que de verdad quiero”

Contar historias pero, ¿por qué dibujando? ¿Qué fuerza tiene el cómic para contar algo?

P.R: En primer lugar porque me encanta dibujar. Pero sí es cierto que hay otros medios visuales que podría utilizar como, por ejemplo, el cine pero en el que ya dependes de mucha gente para hacer realidad tu proyecto: un compositor, actores, productor… El cómic me da la libertad de hacer lo que de verdad quiero, sin necesitar absolutamente de nadie para contar la historia que quiero.

¿Cómo marcó en tu carrera Arrugas?
P.R: Supuso un antes y un después, eso es innegable. Incluso en lo personal. Yo antes de Arrugas llevaba una vida mucho más anónima, más tranquila, en la que el teléfono ni sonaba… Ahora eso es impensable.

Pero ese cambio compensa: ahora puedo vivir del cómic. Antes de Arrugas compaginaba el cómic con un trabajo en publicidad a media jornada. Ahora puedo vivir de esto solamente y además que cuando saco una nueva obra, siempre tenga una repercusión, mayor o menor, pero la tengo. Eso es en el fondo lo que quiere cualquier autor; es muy deprimente que, después de años trabajando, tu obra este una semana o un mes como novedad, desaparezca y que apenas nadie se haya enterado de que existe, por muy buena que sea.

Yo tengo la suerte de que los medios, el público se interesa por mi obra.

Ahora mismo, en Madrid, coinciden tres exposiciones sobre el cómic: la de Ibáñez, en el Círculo de Bellas Artes, la del Museo Abc sobre Mortadelo y Filemón y la tuya. ¿Por fin se le está dando al cómic el valor que merece?

P.R: Yo creo que sí y es lógico: es que es un medio igual de potente para contar una historia que cualquier otro, que una novela, que una fotografía, etc. y además es muy atractivo para su difusión, resulta atractivo hasta para los medios de comunicación. Aún queda camino para que sea como en otros países, como en Francia, por ejemplo, pero ya vamos por el buen camino. Incluso en los lectores; hace 10 años, eran mayoritariamente adolescentes y ahora puede ser una señora, un padre, un hijo… Cualquiera puede ser lector de cómics hoy.

“Lo mejor que tiene es que es algo didáctico”

Si tuvieras que animar a alguien a que viniese a ver la exposición, ¿cómo se la venderías? ¿Qué vamos a poder ver en ella?

P.R: Bueno yo creo que lo mejor que tiene es que es algo didáctico. Tiene cosas que atraerán al lector de cómic, como los originales que incluye, por descubrir si están hechos con rotulador, con lápiz… Pero también es perfecta para los que no sean grandes aficionados al cómic porque van a poder ver en ella el trabajo que hay detrás de un cómic, el proceso de creación completo: desde la idea hasta la viñeta final.

¿Tienes, de sus personajes, algún favorito?

PacoRoca9P.R: Sí, seguramente sería Miguel, de Arrugas. No sé si es el que mejor está creado pero sí sé que, cuando estás dibujándolo, te das cuenta de que tiene vida, de que es, incluso, un poco independiente de ti mismo… Cuando empiezas su historia, la quieres terminar de una forma y él es el que te va llevando, no se deja y te lleva por otro camino que tu mismo ves que es el lógico.. No suele pasar muy a menudo pero con Miguel me sucedió; él marco su propia historia.

 Y para acabar, cómo noctámbulos que somos, ¿qué te gustaría que estuviera abierto toda la noche?

P.R: Pues tal vez las papelerías. Me encantan y me encantaría en cualquier momento poder encontrar una abierta, para comprar algo. Sí, eso sería: papelerías abiertas 24 horas.

Exposición ‘Un dibujante en pijama’ en el Espacio Fundación Telefónica hasta el 15 de febrero.

Leave a reply