Street Food Market, comer a pie de calle ya no es “cutre”

Es una de las imágenes clásicas cuando pensamos, por ejemplo, en ciudades como Nueva York. El “prota” de la peli o la serie comprándose, a todo correr, un hot dog en una especie de furgoneta en mitad de la calle. ¿Con kétchup? ¿Mostaza? Saca un dólar y… sigue caminando. Tal vez hacia la cita en la que pierda la vida. Tal vez, hacia la cita con el amor de su vida.

madrEAT_El-Kiosko

Todos tenemos en mente alguna imagen de estas furgonetas humeantes y no por la combustión de la gasolina sino por la del aceite donde se fríe ese perrito caliente. Y ahora parece que esta moda, podría llegar a nuestro país… Si la Administración lo permite. Porque no es por ganas, que parece que sí hay por parte de empresas y consumidores, sino porque no está permitido.

Nos explicamos: lo que son churrerías, puestos de castañas o puestos de comida pero, siempre, en ferias, festivales o eventos puntuales sí están permitidos y son habituales desde hace años en cualquier ciudad, pueblo o barrio. (Hasta en los sitios de playa, es un clásico ir al puesto de churros a por el desayuno los domingos por la mañana). Pero que veamos las “food tracks”, las furgonetas que venden comida, recorriendo las calles de España sin problema sigue, a día de hoy, siendo casi una misión imposible. Y decimos casi porque en Madrid estos días se han empeñado en demostrarnos lo contrario.

MadrEAT_Flying-Cow

A finales de octubre, concretamente el fin de semana del 18 y 19 de octubre, el Jardín Botánico de la Universidad Complutense de Madrid olía a comida. Sí, a comida y además con firma de autor. ¿La razón? La primera edición del MadrEAT, el primer Street food market de Madrid.

Un fin de semana y más de 15.000 personas disfrutando de “porkbun”, “fingers” de pularda, “fish & chips” de pez mantequilla, “piadina con porchetta”, empanadas gallegas recién hechas, perritos y hamburguesas de autor, montados de jamón de “wagyu”, tacos mexicanos, croquetas de queso y ensaimadas horneadas al momento. Bocados a pie de calle, servidos en el mostrador del lateral de una furgoneta y con la firma de chefs como Estanis Carenzo (de los restaurantes Sudstada y Chifa), Luis Arévalo (de Kena) o Iván Domínguez (de Alborada y Alabaster). Vamos, que lo del perrito caliente grasiento y comido a toda prisa ha pasado a la historia.

Y cómo no, con tanta pasión foodie, MadrEAT anuncia que no se va… Ya tienen nuevas fechas: el 20 y 21 de diciembre. ¿Te apuntas? Comeremos en la calle, al lado de una furgoneta y al aire libre. Eso sí… sin prisas y con mucho glamour.

MadrEAT_La-Finca

Leave a reply